martes, 14 de octubre de 2014

EL EGO (I)



EL EGO (I)
El ego, es un mono que salta a través de la selva totalmente fascinado por el reino de los sentidos, que cambia de un deseo a otro, de un conflicto a otro, de una idea centrada en sí misma a la siguiente. Si lo amenazas, realmente teme por su vida. Deja partir a ese mono. Deja partir los sentidos. Deja partir los deseos. Deja partir los conflictos. Deja partir las ideas. Deja partir la ficción de la vida y de la muerte. Permanece simplemente en el centro, observando. Y después olvídate que estás en él”. Lao Tsé.

Si bien las enseñanzas védicas indican que hay un Ego Divino que es el profundo conocimiento de la verdadera individualidad, esto es, la Presencia del ‘Yo Soy’; o el Yo Superior del hombre, para el criterio práctico de la cultura de occidente, es mucho más conocido y reconocido el concepto del ‘Ego Humano’, marcado por la constante presencia vivencial de la actuación de la mente, la que a la vez conlleva la relación cuerpo-mente.

En un breve intento de definición, la palabra Ego proviene del latín y significa ‘Yo’, que se asocia con la conciencia en el hombre, la cual manifiesta su profunda identidad del “Yo soy Yo”, o sea, traduce el sentimiento interino de la cualidad o condición del simple “Yo soy”, de donde parte el axioma fundamental de la filosofía hermética, que expresado en latín dice: Ego sum qui sum, o sea, “Yo soy, el que soy”.

La filosofía esotérica enseña la existencia de dos egos en el hombre: el mortal o personal, y el superior, divino e impersonal. Al primero le asimila con la “Personalidad”, y al segundo, le asocia con la “Individualidad”.

El ego superior o interno para los vedas, es el Manas o “Quinto Principio”, corresponde a la individualidad permanente que reencarna, considerado el ‘Ego divino’, impersonal, individual e imperecedero, ya que permanece en estrecha unión con el Manas o principio mental, sin el cual, no es Ego en modo alguno, sino sólo, es el vehículo del alma o Âtman.

Así que ‘egoidad’, voz derivada de la palabra Ego significa ‘individualidad’, más nunca “personalidad”, ya que su sentido preciso, es contrario al de “egoísmo”, que es la condición distintiva por excelencia, de la personalidad.

Por su parte, el Ego inferior o personal, al que se hace asidua referencia en la cultura occidental, habla del hombre físico en unión con su Yo inferior, esto es, contempla las pasiones, los deseos y los instintos animales, que obran por medio del cuerpo físico, sombra, su fantasma o doble, y al que se refiere preferentemente la exposición que se presenta más adelante.

La característica básica del ego personal, es el egoísmo, asemejado al inmoderado y excesivo amor que cada uno tiene a sí mismo y que hace atender únicamente sus propios intereses, sin cuidar debidamente del bien ajeno.

Empero, algunos confunden el egoísmo con el egotismo, en lenguaje corriente. Se da éste último nombre, a la costumbre de dar excesiva importancia a lo concerniente a la propia persona, aunque en realidad, significa tener plena conciencia de la confluencia del ‘Yo’, tanto del ser personal, como del espiritual.

Para mayor claridad, Egotismo es entonces, el principio en virtud del cual se adquiere el sentimiento de la propia personalidad; incluye al Yo espiritual, esto es, el ente que obra, goza, sufre, etc., refiriendo todas las acciones reflejas inherentes al Yo, incluido ese ente que permanece inactivo e inmutable, como un mero espectador de todos los actos de la vida.

Ahora bien, para el ego personal, las creencias son la alimentación de la mente, que se nutre con toda aquella información disponible, para luego procesarla, en especial sobre cómo funciona la realidad, cómo el observador se percibe sí mismo y sobre el modo cómo él cree, que es el Ser Superior.

Ellas hacen que el conjunto de todo aquello concebido, se convierta en el flujo de las emociones recreadas por la vida y que suceden alrededor de cada uno, las cuales se reflejan en sentimientos positivos o negativos. Estos a su vez, inducen hacia la generación de pensamientos optimistas o pesimistas, los mismos que determinan que el tipo de decisiones que se toman, sean estas acertadas o equivocadas.

Es decir, en el fondo, son las creencias las que determinan si se es feliz o se vive frustrado.

Componen las creencias, toda esa mezcla de informaciones falsas y verdaderas, que incluyen dogmas, desinformación, propaganda y limitaciones mentales, las que están implantadas en el subconsciente y en realidad determinan la clase de personalidad y el carácter individual, puesto que ellas influyen en las decisiones, que al igual, marcan las conductas.

Son dichas convicciones, las que filtran, modifican, rechazan o reprimen, la suma de aquella información que busca llegar hasta lo profundo de la consciencia. En su trasegar, su interpretación distorsiona la percepción que se tiene de la realidad y por tanto, crean un modelo individual deformado de la manera cómo se presenta la obra de la vida, en el tinglado de la existencia.

Las creencias, han sido implantadas en la mente, a partir de la información recibida desde la más tierna infancia, permanentemente alimentadas por las herencias recibidas a través de las cuatro fuerzas básicas de correspondencia del aprendizaje.

En primer lugar, de las características y limitaciones que se heredaron desde el lugar y momento de nacimiento, de la religión predominante, de la cultura, del entorno, de la organización social y económica, las cuales a su vez, determinan las normas y leyes morales que el sujeto asume como propias.

En segundo lugar, de las creencias implantadas por los padres y relacionados más cercanos, que en general, que son las mismas que ellos heredaron de sus propios padres y de todas las generaciones anteriores, así que todo aquello, determina las ideologías asumidas sobre aspectos como la soledad y la compañía.

En tercer lugar, se alimentan de la herencia provista por la línea genética, la cual determina las características físicas, motrices y funcionales del organismo, así como las capacidades físicas, de inteligencia, el razonamiento y la intuición, de modo que esto afirma las certidumbres y concepción que sobre la salud y la enfermedad corporal, asumida por cada individuo.

Por último, se nutre de los recursos heredados por el simple hecho de nacer en el seno de una familia, tribu y sociedad, evento que al final determina la capacidad de manifestación, el linaje, la clase social y económica asociadas, lo que por ende, define las creencias predominantes sobre los conceptos de escasez y abundancia.

Como se indicó, éste tipo de información resulta implantada desde la niñez, de forma moldeable e inconsciente y sucede en momentos, cuando aún el individuo resulta incapaz de discernirla, y por tanto, es aceptada sin condicionamiento alguno, ello es reforzado con el hecho que la información proviene de los seres queridos, aceptándola toda como verdadera y sin discusión.

Pues bien, ya como adulto, la función pensante del observador le debe inducir a verificar por medio de mecanismos de prueba y error, si el cúmulo de la información recibida, que es la misma que fundamenta la identidad, el carácter y la visión de la realidad, es en realidad falsa o verdadera.

Se puede discernir al respecto, sólo si se reflexiona sobre los resultados que ellas producen en el funcionamiento de la vida, al comparar si las decisiones que se toman en el día a día, están fundamentadas en el sistema de creencias heredadas o no.

Si los resultados que se obtienen son de conflicto, causando pérdida de energía vital, enfermedad, depresión o sufrimiento, entonces, esa información que se creía verdadera, es realmente falsa, puesto que sólo lo falso, genera sufrimiento.

Por lo contrario, si los resultados que se obtienen son de armonía, abundancia, salud, buena compañía, paz interior y gozo, se puede tener la certeza que la información que se utiliza como base para la toma de decisiones y que marca la conducta, es verdadera, puesto que sólo lo verdadero, genera armonía.

Empero, las creencias, son las fundaciones que conforman el ego, ese pequeño cretino, egoísta e inquieto parlanchín, que acompaña a todos los seres humanos.

El ego, es el fundamento de la personalidad, que incluye todos los factores temperamentales, familiares, sociales y culturales adquiridos. Es la parte del ‘Yo’, que más permite ser identificada por el individuo, aun a costa de dejar por fuera del baile, otras partes del Ser que no se reconocen, o que permanecen en estados inconscientes, las que en general integran, aquello que en un argot popular, se conoce como ‘sombra’, como se verá más adelante.

A nivel psicológico, la personalidad, se forma gracias a la memoria. Es la memoria de todo lo hecho y vivido, la que forma la imagen de sí mismo. Y para construir esta ‘máscara’, que no es otra cosa que el significado implícito de la palabra “persona”, desde niño se abandona la natural espontaneidad, para amoldarse a aquello heredado que se considera correcto, eventos que suceden a partir de las enseñanzas impartidas por el medio social.

El ego es la ventana holográfica que por medio de su peculiar modo de ver, interpreta el ambular del mundo exterior, convirtiendo una cualidad por cuenta de la dualidad o de su simple interpretación.

Pero igual el observador puede rebelarse a ello, puesto que la identidad puede consolidarse en muchos sentidos. Esa identidad a la que se llama ‘Yo’, no es más que el ego, que desde afuera aparece como una entidad única, pero que por dentro, responde a una maraña de pugnas, donde pujan diferentes y altisonantes voces en conflicto, que luchan todas por ejercer el control.

Sí, ‘el control’, es el poder que fundamentalmente persigue detentar el ego, pues él resulta desesperadamente necesario para que imaginariamente no se sucumba ante tantos y tan numerosos enemigos internos y externos.

Se trata naturalmente de una batalla perdida antes de siquiera iniciarla, puesto que el hecho de pretender controlar lo que sucede, es una ilusión, y además, aquel que pretende controlar, también es un iluso, ya que en el fondo, sólo es la representación temporal de un personaje que ha estado desde siempre destinado a desaparecer, circunstancia que sucede indefectiblemente, una vez acabe la función, baje el telón y sobrevenga la muerte.

La enfermedad, al igual que la pobreza y la soledad, son correspondencias del debido proceso de aprendizaje, las cuales generan experiencias de sufrimiento y depresión. Cuando se busca dejar de sufrir para encontrar la felicidad, se inicia un proceso de indagación sobre las causas que generan tal situación, ello con la idea de intentar encontrar el modo en que no se repitan, y es en ese proceso, cuando se encuentra que todas las causas posibles, reposan en la mente.

Las conductas ácidas y el egoísmo, son un modelo equivocado de cómo funciona la realidad, es desde allí, cuando el observador toma una visión distorsionada de sí mismo y de la carencia de su propio poder, situación que destruye la auto estima y la confianza interior, lo cual al mismo tiempo, genera hábitos auto destructivos, visualización negativa y sobre preocupancia por el futuro, que son acompañados por sentimientos negativos, pensamientos auto destructivos, comida malsana que genera enfermedad, pretensiones de cambiar a los demás, critica implacable de los amigos y seres queridos, todo como resultado de una mente estancada en el pasado, o de estados de culpa, vergüenza, tristeza y pena, entre otros muchos.

De esta manera, al reflexionar sobre los resultados que se obtienen, por medio del mecanismo de prueba y error, se puede acumular un suficiente grado de comprensión sobre los factores que crean orden y no caos en la vida.

“El ego personal, es el actor protagónico de la ‘mascarada’ que continuamente se presenta en el teatro de la vida humana Sinned Norbeh.
-------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com