martes, 9 de diciembre de 2014

EL ADVIENTO

EL ADVIENTO

“Cada cosa en su tiempo, y los nabos en adviento”. Refrán popular.

Adviento, es lograr alcanzar la plena sensación del gozo contenido que vibra como algo palpable ante la presencia de la Consciencia Superior. Nace en el fondo de cada uno y permite captar la totalidad de las fuerzas que vendrán a iluminar completamente el entendimiento y la razón del observador.

La palabra Adviento procede del latín ad-venio que significa ‘llegar’. Si bien actualmente corresponde a un término adoptado y acuñado en particular por la liturgia judeo-cristina para indicar que ha llegado el tiempo de preparación, debido a que en especial se acerca el acaecimiento de un magno evento que celebra el natalicio de Jesús de Nazareth, no obstante su origen y su más profundo sentido, se relaciona con la imperdible emoción y la satisfacción que produce el hecho de saberse preparado para el cambio en acción.

En realidad, en términos de tiempo astrológico humano, se ha requerido transitar por un largo camino, para así llegar a la era de Acuario que ya ha comenzado y que durará aproximadamente durante los siguientes 2.350 años. Visto éste fenómeno desde un ángulo netamente esotérico,  ‘adviento’, se refiere a la feliz llegada de la constelación que trae impresa la imagen del ‘Portador de Agua’, esto es, el inicio de la Era de ‘Maitreya’, cuya energía espiritual, está directamente asociada con el develamiento de lo que ha permanecido oculto, para que por conducto de tal vía, se pueda llegar a alcanzar la síntesis del conocimiento y el despertar del perdido sentido de fraternidad.

Nunca antes se presentó una oportunidad igual para lograr esta hazaña poderosa. El adviento se acerca en éste momento a grandes pasos; los patrones de perfección de la Matriz Causal, contienen las soluciones prácticas y viables para por ejemplo, llegar a manejar la crisis energética, el calentamiento global, la pobreza, la enfermedad, el envejecimiento, el hambre, la guerra, la falta de vivienda y tantas otras deformaciones que hoy permanecen presentes y vigentes en el planeta.

Por su parte, la palabra advenimiento, se refiere a la venida o llegada de un tiempo ya previamente determinado para el acaecimiento de algún acontecimiento importante. Se aproxima pues el advenimiento de la transformación y ante su presencia, en consecuencia la sugerencia que surge, responde a que el observador debe preparar a su Habitante Interior con una actitud renovada, para así dar un debido recibimiento al nuevo cambio que se avecina.

Durante alrededor de veinticinco años se vino escuchado acerca de la ya pasada alineación planetaria, más como ha sido indicado, la mayoría de la información se refiere al evento reconocido como la culminación de los 5.125 años contemplados dentro del Ciclo plasmado en el Calendario Maya que conllevaba además, la alineación de la Tierra con el centro galáctico de la Vía Láctea, que como fue previsto sucedió en el solsticio del 21 de diciembre de 2012 y que continúa en curso.

Entonces por esta magna causa, los observadores son exhortados a prepararse dignamente, con esmero, con gracia y con especial atención, la morada del alma, para el adviento y en consecuencia, lograr tenerla dispuesta en una forma adecuada de asimilación, una vez sea llegado del momento de la verdad.

Se trata de despertar, oír y percibir, lo que en adelante depara el curso de la vida, dejando a un lado las reminiscencias, ambiciones y añoranzas de lo deseado y sucedido antes, esto es algo así, como producir el abandono total de los mal inculcados sueños de conquista, mientras se acepta el dulce placer de ser conquistado, para así por siempre, reconocer la vinculación fundamental de la vida, con la realidad.

La solución real está en proporcionar y registrar el cambio mental y emocional positivo, tanto en los corazones, como en las mentes de los miembros de la humanidad entera, obviamente, empezando en sí mismo y luego pasando por el vecino. Por desgracia, hay influencias perversas manifiestas a través de males endémicos como la codicia y de la inclinación a la distribución inequitativa del bienestar que manipulan las creencias y el desconocimiento de las soluciones o de las tecnologías solidarias; aun cuando ahora están siendo cada vez más, disponibles para todos.

Ya la Biblia en el Génesis, asocia la creación con el nombre del «Elohim» quien comienza su mensaje con estas palabras: Beresit bara: ‘Al principio creó’... de modo tal que su infinito espectro llega a cubrir el conjunto de todas las creaturas sujetas a las leyes universales sumergidas en la energía, el tiempo y el espacio.

En un momento dado, conviene al observador no centrar la atención en la adquisición de más información o conocimiento, es preferible que éste se dirija hacia la clara aplicación de las virtudes pregonadas por el corazón, sea para sí mismo o para todos los demás dentro de su Multi-universo local, y luego, simplemente debe concentrarse en escuchar su propia respiración y cada vez que dirija su atención hacia ella, entonces la misma se ajustará a estar un poco más cerca del revelado Ser presente dentro de sí mismo, esto es, le permitirá alcanzar y darse una voluntaria aproximación al punto central de su propia existencia.

Al sentir este vínculo fortaleciéndose, se tendrá la convicción que cualquier muralla que haya sido colocada o que en adelante sea colocada, será derribada sin dudar. Si la atención exclusiva del observador se centra allí, encontrará el debido acceso a todo, incluyendo el lenguaje del Soberano Integral, así que para entonces, sabrá cómo re-despertar y transformar su cultura dentro del propio Ser y entonces vivir en un ambiente propicio de bienestar y realización común.

En caso de duda, se debe recordar el papel creador que le ha sido asignado al hombre como generador del cambio y aun cuando hoy no todos los hombres cumplen cabalmente ese rol, no quiere decir que su tránsito se realice por un camino equivocado por siempre.

Vale anotar que el observador debe concentrarse en sus propios pasos, sin preocuparse de a qué altura o distancia están los demás caminantes, pues cada cual tiene su propio ritmo, rumbo y experiencia. Por ello, el observador como agente generador del cambio, estará aprendiendo a dominar la manera de convivir en armonía con su ego en tiempo presente, para entonces lograr expresar el poder que le ha sido conferido y para tomar verdadera conciencia de las consecuencias generadas por sus sentimientos, pensamientos y acciones.

Sin embargo, antes se debe entender la magnitud de los fenómenos que realmente están sucediendo en el planeta. El experimento tal como ahora está sucediendo, implica el inminente advenimiento de esa alineación cósmica, por muchos ya conocida como "El Cambio de las Edades".

En consecuencia, cada nueva habilidad que el observador llega a dominar, se convierte en una nueva semilla que debe ser plantada en la tierra fértil de aquellos que seguirán la senda demarcada.

Mientras se continúa el viaje de descubrimiento de la naturaleza divina inherente al espíritu del hombre, los seres de luz que rodean la humanidad, permanecen acompañando con bendiciones, el recorrido hacia el único, especial y esperado momento del adviento.

“Esta ya es la Era de la Transparencia y la Expansión. Nunti-Sunya.



Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: adviento, advenimiento, temor, miedo, bloqueos, Ego, Entidad, Existencia, planeta, Crecimiento personal deontología, axiología, Esoterismo,