martes, 6 de enero de 2015

LA SISTEMIDAD

  LA SISTEMIDAD



“Es de sentido común elegir un método y probarlo. Si falla, admitirlo francamente y probar con otro. Pero, sobre todo, intentar algo”. Franklin D. Roosevelt.

El hombre a través de la historia en su constante búsqueda por encontrar leyes generales del comportamiento de los sistemas reales y basado en su observación, llega a desarrollar la ‘Teoría de Sistemas’ y en ella basa la tendencia de fundamentación de la investigación, la que hoy define como ‘Pensamiento Sistémico’ o ‘Sistémica’, en cuyo marco de referencia se encuentran incluidas tantas y tan variadas disciplinas y teorías como lo son la cibernética, la teoría de la información, la teoría de juegos, la teoría del caos, la teoría de las catástrofes y tantas otras.

Puede decirse que por medio de la teoría de los sistemas, se busca encontrar las reglas de valor general o común entre entidades diferentes que son aplicables en cualquier nivel posible de la realidad.

Como concepto general, un sistema, es un conjunto de elementos interrelacionados e interactuantes entre sí; se trata de una combinación de cosas o de partes que forman un todo complejo y/o unitario.

El término proviene del latín systema, derivado del griego σύστημα. La palabra ha adquirido muchos significados, y es aplicada dependiendo de los usos especializados que se le dé, aunque tienen en común que siempre es referida a conjuntos debidamente estructurados y organizados, estando metafísicamente casi siempre asociada con el campo de lo ideal, de lo conceptual o de lo formal.

Se trata de un conjunto organizado y complejo de funciones, virtualmente referenciada sobre una estructura axial o de ejes, bien sean estos, reales o abstractos.

También suele definirse como un conjunto de elementos, dinámicamente relacionados por fuerzas de interacción o interdependencia que entre sí forman una actividad para alcanzar un objetivo, los cuales igual operan sobre datos, energía o materia, para proveer nueva información o en su defecto energía y materia transformadas.

Un concepto central de la teoría de sistemas, resalta que cualquier sistema, siempre está contenido o inmerso dentro de otro sistema.

La noción de sistema tiene dos connotaciones muy diferenciadas, las que se refieren respectivamente tanto a aquellos conceptualmente ideados o sistemas ideales, como a objetos propiamente encasillados dentro del ámbito de lo real.

Sin embargo, ambos establecen un ciclo realimentado, pues por medio de la observación, un sistema conceptualmente ideado puede pasar a ser percibido y encasillado dentro de lo real; tal es el caso específico de los inventos del hombre: los coches, las naves, los aviones, la electricidad, los ordenadores, etc., donde las ideas finalmente se convierten en artefactos o elementos de uso. A la hora de definir sus propiedades, a todos ellos se les puede otorgar un grado de complejidad, con coherencia discreta, pues los límites o fronteras entre el sistema y su ambiente admiten cierto grado de arbitrariedad.

En cuanto a su constitución, los sistemas pueden ser físicos o metafísicos. Los primeros, compuestos por partes, equipos, maquinaria, objetos y cosas reales como el hardware. Los segundos, compuestos por conceptos, planes, hipótesis e ideas. Aclarando que muchas veces ellos, sólo existen en el pensamiento de las personas, como lo es del caso la constitución del software.

Un sistema conceptual o ideal, es un conjunto organizado de definiciones, nombres, símbolos y otros instrumentos reconocibles de pensamiento o de comunicación. Las matemáticas, la lógica formal, la nomenclatura binomial, la planeación estratégica o la notación musical, son unos pocos ejemplos del tan inmenso y variado conjunto de sistemas conceptuales.

Un sistema real, es una entidad material formada por partes organizadas y por sus componentes, las cuales interactúan entre sí, de manera que de las propiedades del conjunto, sin contradecirlas, no pueden deducirse por completo sin entrar a afectar, las propiedades de las partes.

Tales características se denominan propiedades emergentes que son producto de un sistema complejo, compuesto por varias partes interconectadas o entrelazadas, cuyos vínculos contienen información adicional y que generalmente permanece oculta, al observador desprevenido.

SISTEMAS SEGÚN SU TIPO
SISTEMAS
FÍSICOS
METAFÍSICOS
ABIERTOS
Naturales
Conceptuales
CERRADOS
Mecánicos
Imaginarios

Los sistemas reales intercambian con su entorno energía e información, y en la mayor parte de los casos, también materia. Una célula, cualquier ser vivo, la biosfera o el planeta entero, son claros ejemplos de sistemas naturales.

Este concepto también se aplica a sistemas sociales organizados, como un conglomerado, una colmena, un estado, un ejército o una empresa.

Igual, puede asimilarse con la estructura de cualquier lenguaje estructurado, ya que corresponde a un sistema conceptual complejo, en cuya aparición, formación y evolución, han participado la biología, la comunicación, la cultura y muchos aspectos complementarios.

En las técnicas de administración, se reconocen al ver como la estructura empresarial se reproduce, de modo que el funcionamiento del sistema se visualiza, a través de la toma de decisiones, tanto a nivel individual como colectivo.

Según Ludwig Von Bertalanffy, ‘sistema’, es un conjunto de unidades recíprocamente relacionadas que conlleva un propósito u objetivo y se enmarcan dentro de una totalidad o globalidad, donde siempre está presente por lo menos una relación de: causa/efecto.

De estos cambios y de todos sus ajustes, se derivan dos fenómenos básicos: la entropía y la homeostasia.

Entropía, es la tendencia de los sistemas a desgastarse, o a desintegrarse, para buscar alcanzar el relajamiento de los estándares o en su defecto, lograr un aumento de su aleatoriedad.

Homeostasia, es el equilibrio dinámico entre las partes del sistema, pues los sistemas tienen la tendencia a adaptarse, con el fin de alcanzar un equilibrio interno, frente a los cambios externos del entorno.

TIPOS DE SISTEMAS SEGÚN SU ALCANCE
SISTEMAS
Reales
Abstractos
Físicos
Racionales
Mecánicos
Conceptuales
Abiertos
Energéticos
Estructurales
Decididos
Estratégicos
Formales
Genéricos
Sociales
Imaginarios
Cerrados
Espontáneos
Relacionales
Simbólicos
Ideales
Dennis Hebron.

Dependiendo de su propia naturaleza y relación de intercambio con el entorno, los sistemas reales pueden ser abiertos y cerrados o aislados.

Un sistema abierto, es el que intercambia flujos de energía y materia de su ambiente a través de entradas y salidas, cambiando o ajustando su comportamiento o su estado. Muchos de ellos son adaptativos para sobrevivir, como por ejemplo las variaciones del clima.

Los sistemas abiertos, por el simple hecho de recibir energía, pueden realizar el trabajo de mantener sus propias estructuras e incluso incrementar su contenido de información y así mejorar su organización interna.

La adaptabilidad de un sistema, obedece a un continuo proceso de aprendizaje y de auto-organización.

Los sistemas cerrados por su parte, no presentan intercambio con el medio ambiente que los rodea, ya que son herméticos a cualquier influencia ambiental.

Tampoco reciben ningún recurso externo y nada producen que sea enviado hacia fuera. Las teorías tradicionales han visto la organización humana, como un sistema de tipo cerrado.

Cada sistema orgánico del cuerpo es a su vez parte de un sistema mayor. Por lo mismo cada célula independientemente que tipo sea, se entera de lo que ocurre con las demás a través del sistema circulatorio y nervioso.

Los pensamientos y emociones son escuchados y percibidos por cada una de estas células. Más aun, las células del Sistema Inmunológico permanecen en constante atención de las imágenes, ideas, sensaciones y emociones que se experimentan, por tanto, los pensamientos de temor, angustia, inseguridad, vibran a frecuencias percibidas por la increíble farmacia interna que busca procesar y administrar de manera correcta el antibiótico o analgésico u otra sustancia necesaria para combatir anomalías.

Esta etapa de la Medicina, es conocida como PsicoNeuroInmunologia (PNI) que estudia la interacción entre los procesos psíquicos, el Sistema Nervioso, el Sistema Inmunológico y el Sistema Endocrino.

En general, en el sistema orgánico está la cura para cualquier enfermedad, pues la salud es considerada, el estado natural del hombre, mientras las células “escuchan lo que se piensa".

Bajo un rigor absoluto, no existen sistemas cerrados. Se da el nombre de sistema cerrado a aquellos sistemas cuyo comportamiento es determinístico y programado, ya que de todas maneras opera con muy pequeño intercambio de energía y materia con el ambiente, así sea presencial.

Sin embargo, se aplica éste término, a los sistemas considerados completamente estructurados, donde los elementos y relaciones se combinan de una manera peculiar y rígida, produciendo una salida o resultado generalmente invariable, comparado al de normal funcionamiento de las máquinas.

Entonces, los sistemas abiertos no pueden vivir aislados, pues comparten materia, energía e información con su medio ambiente, mientras que un sistema cerrado, no puede compartir materia, en su lugar, si intercambian energía e información.

Por su parte en un extremo, un sistema cerrado-aislado, no puede compartir ni energía, ni materia, con su entorno.

Según su clase de funcionamiento, los sistemas en general se pueden clasificar por tópico de impulso cerebral, y diferenciados entre positivos y negativos, ya que atienden en realidad las leyes definidas para la polaridad. Son ellos:



TIPOS DE SISTEMAS X TÓPICO-RADIACIÓN
TÓPICO
TIPO (+)
TIPO (-)
EMPRENDIMIENTO
Relacionales
Segmentados
RACIONALIDAD
Conceptuales
Convencionales
SENSIBILIDAD
Resolutorios
Irresolutorios
CORPORALIDAD
Energéticos
Desfallecientes
EMOCIONALIDAD
Simbólicos
Banales
CREATIVIDAD
Estratégicos
Intrascendentes
ESPIRITUALIDAD
Ideales
Imprácticos
CORDURA
Típicos
Atípicos
EMOTIVIDAD
Sociales
Asociales
FORMALIDAD
Mecánicos
Artificiosos
LÓGICA
Estructurales
Inestructurados
SENSATEZ
Integrales
Incompletos
Dennis Hebron.

Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian, son los sabios de primer orden y los completamente idiotas. Confucio.

------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Sistemidad, sistemas, ordenamiento, Energía, vibración frecuencias, ilusión, fuerza, tao, temor, miedo, bloqueos, Ego, Entidad, Existencia, planeta, Crecimiento personal deontología, axiología, Esoterismo, 
 o personal deontología, axiología, Esoterismo,