martes, 17 de febrero de 2015

EL AURA (II)


EL AURA (II)

“Los sentidos interiores, constantemente dan nuevos pasos para permitir al observador percibir aspectos profundos propios de la matriz creativa de la vida. Dennis Hebron.

 En el campo metafísico el fenómeno de la percepción de las dimensiones espaciales va más allá de lo aparentemente obvio y se interna en el campo de la más profunda interpretación clarividente y subjetiva.

La clarividencia simple, es aquella en la cual se percibe el aura de otras personas y es la facultad de percibir impresiones astrales desde un punto de vista cercano.

En este caso, el vidente sólo percibe las vibraciones mentales y emocionales de otras personas, pero no ve sucesos de ningún tipo, aun cuando percibe inclusive, el aura de vegetales y animales, o aún sus deseos y emociones.

Quien posee el don de la clarividencia simple, puede ver literalmente a través de las personas y los muros, puede leer las cartas cerradas, puede descubrir minerales en la tierra, y percibir el aura de quienes se ponen en contacto astral con él, pudiendo inclusive descubrir en el doble etéreo, la índole y localización de enfermedades, o en el cuerpo astral los sentimientos y deseos más profundos, y en el cuerpo mental, los pensamientos del individuo.

Pues bien, un vidente reconoce las ‘capas áuricas’ que son las siguientes: Aura Física, Aura Etérea, Aura Vital, Aura Astral, Aura Mental inferior, Aura Mental superior y Aura Espiritual

Las tres inferiores son conocidas en forma genérica como "aura de la salud", ya que refleja las motivaciones fundamentales de la salud física y el funcionamiento de la personalidad. Las emanaciones de estas capas resultan de gran utilidad para estudiar la salud física del individuo.

Aura Física: Es la primera capa y más cercana al cuerpo, está formada por minúsculas líneas de energía que siempre están en movimiento. A unos 10 cm del cuerpo, de color rojo, muestra las motivaciones fundamentales de la salud y el funcionamiento de la personalidad.

El aura física es brillante y densa debido a la influencia de la materia física, presente como mucosidades, calor y partículas de la piel que se desprenden del cuerpo físico por efecto de la respiración y del movimiento.

Además, las partículas están suspendidas en un campo de energía electromagnética cercano y puesto que esta capa tiene una estructura similar a la del cuerpo físico, puede ser considerada un espejo de la armonía física.

Cuando se cuenta con buena salud esta capa áurica puede verse brillante, clara y de un tamaño uniforme alrededor de todo el cuerpo. Por lo contrario cuando la salud es precaria, se deterioran las vibraciones eléctricas del cuerpo y la capa se acumula alrededor de la zona afectada por la enfermedad. Un tono azulado indica fluidez, flexibilidad y sensibilidad.

Según la tradición, esta capa áurica absorbe el prana o energía universal y lo distribuye por todo el cuerpo, lo cual en sánscrito se denomina Pranayamakosha . Por medio de un esfuerzo voluntario es posible proyectar prana hasta los límites del aura física, creando así una especie de sólido escudo ante cualquier influencia astral o elemental.

Aura Etérea: La segunda capa es fluida e igual está constantemente en movimiento y su forma se acomoda al perfil del cuerpo físico del cual es copia. Responde a la transición del cuerpo fisco que surge de la energía procedente del reino metafísico.

Está formada por matices multicolores donde prima el naranja, cuya sustancia fluida está en perpetuo movimiento. Se extiende unos 15 cm. más allá del cuerpo físico y está asociada con las emociones y reacciones viscerales.

Enlaza las dos capas que en general la enmarcan una roja y otra amarilla, mientras su mayor o menor luminosidad o claridad son indicadores de las experiencias emocionales del sujeto. Algunos estudiosos solían unir esta capa áurica con la siguiente, considerándolas una sola y por eso, recibió el nombre de doble etéreo.

La razón por lo que a menudo se les consideraban como una, es que ambas son muy brillantes y suelen ser las primeras capas. áuricas percibidas por los principiantes.

En principio se puede percibir una nebulosa azul clara o gris que sale del cuerpo, luego esta parte presentará diferentes colores, naranjas, verdes, azules, violetas y hasta amarillos. Cuando la persona está enferma o existe algún problema en sus chacras, estas capas van perdiendo vitalidad y colorido.

La capa Áurica etérea es un indicador de lo que sucede en los niveles más fundamentales del ser.

Aura Vital: la tercera capa áurea está estructurada con respecto al pensamiento y se manifiesta por medio de finas líneas amarillas, que se dilatan y resplandecen cuando el observador se concentra en un proceso mental.

A continuación del perfil de la capa áurica etérea, la vital se extiende de 5 a 15 cm. Se encuentra forma un cuerpo muy brillante de líneas de energía resplandeciente que se difumina.

La capa Áurica vital es única en la medida en que no sólo irradia energía hacia el exterior, sino que también la dirige hacia el interior. El cuerpo transporta la energía solar del entorno y la envía al cuerpo físico para alimentarlo. Resulta de gran ayuda para diagnosticar la intensidad de una enfermedad en una zona determinada, pues las zonas afectadas están escasas de energía vital.

Esto hace que las líneas de energía normalmente rectas, se curven hasta tocar la parte más profunda de una manera caótica y desordenada. La confusión de estas líneas resplandecientes no solo indica un descenso de la energía que entra en la zona del cuerpo físico, sino que además inhibe el flujo de energía.

La capa áurica vital toca la capa áurica astral o emotiva y se extiende dando momentos de gran vitalidad. Esta relación es de gran importancia porque la capa áurica vital actúa para absorber ciertos trastornos emocionales, enviándolos al vórtice de energía apropiado, para su adecuado manejo.

Cuando la vitalidad se reduce viene el agotamiento que se traduce en disminución del tamaño de la capa. El resplandor se debilita y resulta difícil de apreciar. Es en éste aspecto, cuando la resistencia es menor, la enfermedad tiene más oportunidad de entrar en el sistema físico.

Dada su proximidad con la capa emocional, la capa vital es un buen indicador de lo que ocurre en el área de la personalidad. Las líneas resplandecientes llegan a la mente de los demás, dando una idea del estado de la personalidad o carisma.

Las capas áuricas de la salud, sean físicas etéreas o vitales son muy flexibles. Al igual que el cuerpo físico, las capas Áuricas pueden soportar daños de abusos constantes antes de quedar permanentemente dañadas, aun cuando en realidad son muy resistentes y cuentan con mecanismos de recuperación tanto físicos como emocionales e intelectuales.

Las tres capas anteriores presentan una composición bastante densa comparada con las capas que les siguen, las cuales muestran una estructura más sutil y en consecuencia resultan más difíciles de ver, aunque se trate de alguien con experiencia.

Aura Astral: la primera de las capas sutiles es la capa áurica astral, la cual suele ser la más grande y tiene una forma de ovoide. Es fluida y dinámica y está compuesta por matices multicolores, aun cuando sus tonos magenta son más luminosos. El tamaño de esta parte del aura oscila entre 10 cm. y hasta 1 m., con unos 60 cm. en promedio.
La capa áurica astral se forma a partir de las emanaciones del cuerpo astral donde se almacena la información de la vida pasada y presente. La existencia de ésta capa áurica ha sido objeto de controversia debido a su naturaleza sutil y su carácter filosófico.

Mientras hay muchas personas que son capaces de ver las capas áuricas más densas, únicamente un reducido grupo de personas pueden percibir la capa áurica astral. La mayoría de los que trabajan con la capa áurica astral la "ven" con su visión interna y suele ser el primer lugar donde producen efecto las experiencias de bueno y malo.

Las formas de pensamiento negativos afectan su constitución, formando aristas duras y colores sucios, cuyo tamaño puede ser el una uva grande hasta una pequeña semilla.

Este tipo de pensamiento negativo comienza a irritar las líneas resplandecientes de la capa áurica vital, produciendo entonces una disminución de su tamaño. Al debilitarse se crea un agujero para que tal forma de pensamiento pueda atacar a la capa áurica etérea.

Hay personas que llevan formas de pensamiento negativas durante mucho tiempo y pueden permanecer activas en la capa áurica astral, sea durante un momento o muchos años y hasta en varias vidas

Cuanto más se prolongue su buen estado, más fuerte resultan los sistemas físico, mental y emocional. En un estado ideal de salud emocional, la capa áurica astral tiene un color azul brillante o un azul humo. En el aspecto positivo, el naranja indica el equilibrio y la armonía en la capa áurica astral.

El color no es el efecto, sino la manifestación visual del proceso de los colores del aura.

Aura Mental inferior: la quinta capa establece una clara diferencia entre el pensamiento cotidiano consciente o mental inferior y el Ser Superior. Ella muestra la capacidad de una persona en el plano consciente o intelectual.

Cuando se posee un buen dominio de la capacidad intelectual esta capa áurica es brillante y ancha, normalmente de 4 a 20 cm. de anchura, sobre todo en la región de la cabeza.
Esta capa suele ser casi siempre, de color amarillo claro cuando se goza de buena salud mental.

La capa áurica mental inferior se confunde a menudo con la áurica, ya que ambas comparten el mismo espacio, así que sólo cuando la mente es muy activa, o cuando el pensamiento consciente puede separarse de las emanaciones, se puede ver el destello amarillo que irradia por fuera los límites de la capa áurica astral.

Si en la capa áurica hay manchas rojas, estas denotan sentimientos de ira. Estas se generan en el cuerpo emocional, entran en la zona del pensamiento consciente y dificultan los procesos que allí tienen lugar. Ahora bien, si se ven nubes negras en esta capa, ello indica depresión.

Cuando existen problemas de tipo mental, esta capa se muestra asimétrica. En ocasiones, la mitad de la capa áurica es muy ancha, mientras que la mitad restante es estrecha y encogida

Tal vez algún día desaparezcan las limitaciones en cuanto al diagnóstico por medio de la observación del aura y se pueda ayudar a la humanidad a tener una mejor salud física y mental.

Una de las características del aura humana es su división en dos cuerpos de energía separados. No se refiere con ello a las divisiones que hay en cada una de las capas o plantillas, sino a la presencia de dos formas distintas y separadas, una de las cuales rodea al cuerpo fisco y la otra se muestra, sobre la cabeza y por encima del primer cuerpo.

El cuerpo áurico inferior está formado por cinco capas, mientras el cuerpo áurico superior consta sólo de dos capas. Éste último ocupa desde unos centímetros por encima de la cabeza, hasta 15 m por encima de cada uno.

Un factor determinante para la localización de los cuerpos áuricos superiores es el comportamiento mismo del observador.

Si se tiene poco interés por la vida espiritual, los cuerpos áuricos se alejan, más si por lo contrario se evoluciona rápidamente, los cuerpos áuricos superiores se acercan, ya que en éste proceso se necesita una gran cantidad de energía superior.

La separación de estas auras es provocada por la incapacidad, desconocimiento o falta de interés  del poseedor del cuerpo fisco, para soportar el poder y la intensidad que requiere el manejo de las energías superiores.

Aquellos que han podido llegar al aura superior desde el aura inferior durante determinados períodos de tiempo, o incluso durante toda la vida, han recibido diferentes títulos de: santo, buda, profeta, sabio, iluminado, gurú, maestro y cristo.

Aura Mental superior: la parte exterior del aura superior suele ser de color violeta con una franja azul oscuro en la parte interior. Dada su energía, éste cuerpo vibra con una frecuencia difícil de apreciar por la percepción humana y por lo tanto, sólo se puede ver una parte de este cuerpo, que se manifiesta en forma de media luna dispuesta transversalmente sobre la cabeza.

Suele medir unos 60 cm. lado a lado. Ella contiene las energías que generan la capacidad de la mente superior y es el vínculo con el origen, con la fuente.

Es la morada apreciable del ser superior, ya que proporciona tal cúmulo de información, más allá de la capacidad que el cerebro es capaz de crear, pues allí también se concentra la suma total del Conocimiento Universal.

Es esta la capa que utilizan las personas con poderes psíquicos. Resulta de suma importancia en el estudio y análisis del aura, ya que demuestra la capacidad para usar energías superiores y el grado de desarrollo espiritual que es posible tener y lo que en potencia se puede evolucionar

Aura Espiritual: contenida en la capa mental superior, es el núcleo del aura superior.
Se le ha descrito como una luz blanca radiante e inimaginable. Sólo por medio de la visión interna es posible saber que está ahí. Es aquí donde se manifiesta en el mundo físico, la forma más alta de energía.

Toda la energía universal utilizada en la vida es recibida desde este cuerpo. Rara vez se emplea todo su potencial que ingresa por el vórtice de la coronilla.

Aquí, la energía pura es transformada en las partes de energía específica que se requiere para satisfacer hasta las más mínimas necesidades.

La energía de allí proveniente alimenta las plantillas y las siete capas que forman los cuerpos sutiles y luego, es enviada a los diferentes niveles según el desarrollo espiritual del observador.


"El aura espiritual es fundamental para el proceso de evolución. Se le suele llamar “el plano del Alma”, porque muestra exactamente cómo son los comportamientos: mental, emocional, física, creativa y espiritualmente. Tiene el poder fundamental que da la energía de la vida, para transmitir las mayores corrientes de salud y su bienestar". Dennis Hebron.



Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Aura, color, luz, energía, vibración frecuencias, ilusión, fuerza, tao, temor, miedo, bloqueos, Ego, Entidad, Existencia, planeta, Crecimiento personal deontología, axiología, Esoterismo,