martes, 17 de marzo de 2015

EL SONIDO (I)



“Mientras el color es la sensación resultante de la estimulación de la retina del ojo por ondas lumínicas, el sonido es una combinación de ondas tonales y cada una de ellas obedece a diferentes frecuencias y longitudes de onda. Anónimo.

Aparentemente la física de la luz y la del sonido son completamente diferentes, ello visto desde una muy singular concepción conceptual. La armonía de las ondas sonoras, ya sea en forma de sonidos emitidos por los animales, el lenguaje humano, la onomatopeya o por medio de la música, conducen a la concepción y afianzamiento de ciertas ideas.

En el antiguo Egipto se tenía un especial respeto hacia el Sonido, considerado como una manifestación sagrada por excelencia proveniente del Ser Único e Invisible que lo creó todo. De allí viene el clásico entendimiento promulgado en las leyendas que indica que los Sonidos despiertan al universo, ya que despiertan no sólo el alma, sino también lo más hermoso de ella y establece una indisoluble relación con el Ser Único Invisible.

Pasó el tiempo y ya en 1920, varios científicos, entre ellos Louis de Broglie, plantearon la dualidad onda-corpúsculo, considerando que el fotón sería la partícula portadora de todas las formas posibles de radiación electromagnética. Entonces, según la energía esotérica y la astrofísica, cada rayo incorpora una tecnología:

Ø  El primer rayo, incorpora la tecnología relacionada con el poder y la interacción cósmica.

Ø  El segundo rayo, incorpora la tecnología propia de las creencias.

Ø  El tercer rayo, incorpora tecnologías básicas de ingeniería y en particular, las tecnologías referidas a la información y la comunicación, dando paso a dos aspectos corrientes de uso de la energía: el conocimiento y la sabiduría.

Ø  El cuarto rayo, incorpora arquetipos de la tecnología de la inspiración, la construcción, la significación y la creatividad, para expresar y exteriorizar correctamente la realidad individual interna.

Ø  El quinto rayo, apropia el principio de la investigación y la experiencia del observador.

Ø  El sexto rayo, personifica el principio del reconocimiento, el idealismo, la geopolítica y la evolución de las ideas.

Ø  El séptimo rayo, acoge el principio de unificación, organización y efectividad economizante, como la concepción sistémica de vida, mente y consciencia, de modo tal que trasciende las fronteras disciplinarias, ofreciendo la posibilidad de unificar campos que se presentaban antes separados.

Ahora bien, con respecto a la limitación humana de percepción de la luz y del color, ocurre algo similar que con la captación del sonido, el cual, sólo se escucha a un determinado rango de frecuencia, entre los 16 Hz y 20.000 Hz, aproximadamente.

FRECUENCIA DEL SONIDO DE LAS VOCALES


Fuente: Trigunamedia                        -                         

El sonido, también cuenta con una estructura de origen geométrico. Por ello puede decirse que bajo una representación gráfica, el color es a la luz, lo que el sonido es a la resonancia.

El cuerpo, al igual que cualquier átomo vibra y su frecuencia promedio es variable, y además su variación es susceptible a la influencia del entorno. Un ejemplo de esto es que las ondas sonoras afectan a la materia y según la frecuencia que las toque, entonces se pueden crear formas geométricas diversas.

Usando lo anterior como premisa, ciertos experimentos científicos han puesto a congelar agua sometiéndola a ciertas frecuencias sonoras, creando así, cristales con figuras geométricas perfectas.

De igual modo, si en su lugar se aplica interferencia y ruido, el resultado a obtener son cristales influidos por el efecto entrópico del caos. Esto permite concluir que las frecuencias pueden afectar tanto de forma positiva, como negativa, a un mismo elemento receptor. Sin embargo, en el fondo existe una diferencia fundamental, pues mientras el color está relacionado con la energía, el sonido está referido a la armonía.

La razón básica es que en la naturaleza, así como en una amplia gama de interpretaciones culturales, los colores tienen un significado intrínseco, mientras que los tonos aún no cuentan con este complejo tipo de interpretación, debidamente desarrollada.

Por ejemplo, la escuela pitagórica creó una ‘teoría matemática de la música’, a partir de la relación existente entre la longitud de las cuerdas y las notas emitidas por los sonidos correspondientes, las cuales fueron aprovechadas para desarrollar un estudio cuantitativo de lo musical.

Al igual, experimentando, se hacen apreciaciones alrededor que las distancias de los planetas y la manera como corresponden aproximadamente a los intervalos musicales, por ello se ha llegado a pensar que cada astro comporta una nota, y que todas juntas componen la llamada ' armonía de las esferas o música planetaria’, la cual no se escucha por permanecer constante o sin variaciones.

Por tanto, se considera que este tipo de apreciación no puede lograrse fácilmente a través de la percepción de una sola onda o tono, pues para ello, básicamente se requiere de la presencia de una serie o combinación, para lograr determinar alguna clase de diferenciación.

Pues bien, la posesión y uso correcto de los medios combinados de aplicación del lenguaje tiene  el gran poder conceptual que permite tratar de manera consciente la percepción, y por lo tanto, su aplicación, se acerca a una realidad de control consciente del mensaje cercano a lo verdadero. Esto de alguna forma distingue la mente humana de la mente animal y de manera fundamental, define la capacidad del intelecto individual por sí mismo, disponible y en posesión de cada observador.

Mientras que los sonidos producidos por los animales, la música o los efectos del habla pueden tener una estructura más profunda de causalidad, en realidad se considera que es el sonido de las vocales, lo que probablemente representa la forma más primaria que permite lograr articular el uso del sonido.

El lenguaje es una habilidad esencial de la razón, sea manifestado en forma oral y escrita. En especial se trata de un fenómeno conceptual que conecta la subjetividad, con la objetividad, pues ellas dos, forman un conjunto discreto temáticamente hablando, establecido como algo asimismo relacionado con el conjunto de los colores primarios.

La ciencia hermosa y elaborada de la fonética, en sus campos de articulación, acústica y captación auditiva, analiza objetivamente, la forma cómo los sonidos del habla humana se crean, se componen y son procesados; más en ningún caso contempla, la calidad universal de su existencia o el implícito potencial creativo del sonido en sí.

Estos aspectos complementarios del uso del lenguaje son capturados en conjunto, dentro del análisis del origen geométrico de la percepción selectiva del sonido, aun de aquellos traducidos a grafos, pues la escritura y la semiótica son de alguna manera, la representación gráfica de los sonidos.

Ahora bien, como cada uno de los sonidos universalmente reconocidos como vocales tiene un patrón distinto de espectro, esto en su conjunto apunta a crear un concepto universal de armonía.

Una vocal es pues un sonido asociado con un patrón universal para concebir una idea, y por lo tanto está asociado con la creación original. El concepto del sonido como principio creador universal, se explica con la ayuda de la las funciones de la Matriz Física de Onda.

La composición física de las vocales se ha estudiado prácticamente desde el momento en que fue posible registrar el sonido, hecho que sucedió a finales del siglo XIX, cuyo alcance conocido se resume a continuación de forma breve.

En un flujo de sonido armónicamente rico, las vocales se expresan por medio de dos picos de resonancia principal.

En el habla humana, la fuente de sonido proviene de las cuerdas vocales, mientras la resonancia se forma y produce en el tracto vocal de la boca, en fosas nasales y en función de la posición asumida por la lengua y los labios.

Las vocales se clasifican en la tabla de vocales IPA (Asociación Fonética Internacional) que en idioma inglés, coinciden aproximadamente con la posición de sonidos formantes reales.

Se distinguen alrededor de diez sonidos vocales en el uso común de los idiomas occidentales o dialectos, distintos de otros sonidos o pronunciaciones ligeramente diferentes, incluido el inglés, idioma que se toma como base original de este análisis.

El medio universal, bajo la influencia de la entidad de matriz cognitiva y sinérgica de onda, sufre ciertas transformaciones que conducen a la creación de olas normales y fuerzas físicas que podría denominarse como la ‘ciencia de la fonética causal’.

La lectura aun mental, siempre se convierte en un eco del sonido. Anónimo.
 Continúa…
 ------------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Sonido, música, armonía, melodía, ruido, ritmo, percusión, sistemas, ordenamiento, energía, vibración frecuencias, ilusión, fuerza, entidad, existencia, planeta.