martes, 14 de abril de 2015

LA CONDENZACIÓN (I)



"Mirando hacia atrás durante casi medio siglo de investigación que incluyen miles de libros, películas y entrevistas con expertos de diversos campos, si yo tuviera que elegir un denominador común a todas las facetas de la búsqueda, éste sería el toroidal; es la energía fundamental que como patrón, invita a la alineación en todos los niveles de la existencia, para sobrevivir y prosperar”. Foster Gamble.

La estructura general de la naturaleza parece depender de un solo núcleo, cuyo patrón se repite hacia la aparente forma de evolucionar la vida, en todas las escalas.

El Universo es una fábrica de toroides, que resultan visibles a varias escalas, un campo magnético cuyo vórtice de energía tiene forma de rosquilla esférica, en la cual su potencia está constantemente girando tanto hacia dentro como hacia afuera, en un movimiento sin fin; y se encuentra presente en las más variadas manifestaciones, por lo tanto envuelve más allá de la suma de las galaxias, los astros, la tierra, el individuo, el átomo y aún, todas sus partículas.

El toroidal corresponde a la geometría circumpolar tipo dona del campo electromagnético, el cual opera como un modelo completo, ya que utiliza su propia naturaleza, para darse equilibrio. La energía de un toroide fluye libre desde un extremo, circula por el centro y acaba en el otro extremo en un continuo proceso sin cesar. Funciona como un escudo y se auto-regula como fuente inagotable de energía en cualquier nivel de la existencia

El toroidal es la manera natural como la creación permite el sostenimiento de la vida y sirve como modelo de sostenibilidad.

El conocimiento de este tipo de patrón, ya ha sido identificado, gracias al avance de las tecnologías aplicadas en las hélices de simple y de doble alimentación limpia, utilizada en los nuevos dispositivos de energía; cuyo funcionamiento armónico se denomina: ‘Campo Unificado’.

Como patrón primario es la dinámica de energía de una superficie continua, con un agujero que atraviesa el centro ella. Su estructura se puede encontrar en muchas partes: células, semillas, flores, árboles, animales, seres humanos, huracanes e incluso el mismo cosmos como un todo.

Cada molécula subatómica, cada cuerpo humano, planeta, sistema solar, galaxia, está sostenida por una Energía Toroidal, la cual a su vez crea un campo magnético. El Toroide es el modelo que utiliza la naturaleza, ya que está equilibrado y siempre completo. Aparece en el campo magnético que envuelve la tierra, al individuo y al átomo, cuya energía fluye desde un extremo, circula por el centro y acaba en el otro extremo.

Hoy por hoy existe una gran cantidad de información científica y metafísica que indica que la Energía Toroidal es el mejor modelo disponible para comprender la estructura primordial del universo. Lo que se ve es la forma primordial de la consciencia misma, esto es un vórtice esférico de energía, una esfera de energía auto-organizada y auto-sostenible, siendo el centro vacío desde luego el conducto de su fuente de energía.
 
Es en el campo de la energía misma, donde puede sentirse y medirse como si fuese un imán.

Por lo general resulta invisible, no obstante, por la dispersión de partículas libres alrededor de su atracción, se puede llegar a apreciar realmente, la forma toroidal que asume la energía.

El científico y filósofo, Arthur Young, explicó que un toroide es el patrón de energía única o dinámica que puede sostenerse a sí misma y se sucede fuera de la misma sustancia que conforma su entorno, algo así como un tornado, un anillo de humo en el aire, o de un remolino en el agua.

“Un Toroide es como la respiración del Universo, es la forma que toma la corriente de energía en cualquier nivel de existencia” Nassim Haramein.

El toroide también se aplica al nivel humano. Cada persona es un toroide, ya que los cuerpos son una superficie continua, con un agujero el centro que va desde el tracto intestinal, pasando por la columna, hasta llegar a la coronilla, y cuyo campo-eje electromagnético está rodeado por el propio toroidal.

Sin embargo, el toroide de cada individuo es distinto, pero al mismo tiempo es abierto y está conectado a todos y cada uno de los otros toroides, dentro de un mar continuo de energía infinita.

El Toroidal doble o ‘Torus’ tiene la mayoría de la dinámica propia del toroide simple, aun cuando contiene dos fuerzas complementarias, pues en este caso, el conocido ‘Torus’, conlleva los aspectos masculino y femenino del todo.

Dispone de una espiral de una sola dirección hacia un polo, mientras su opuesta, lo hace girando hacia el otro. A este fenómeno también se le refiere como el ‘Efecto  de Coriolis’, cuya fuerza es producida por la rotación, que tiende a desviar la trayectoria de los objetos que se encuentran sobre su superficie; el movimiento de una mitad es dextrógiro y la otra es levógiro. Éste efecto consiste en la existencia de una aceleración relativa del cuerpo dentro de dicho sistema en rotación.

Otros ejemplos comunes son: el clima en la tierra y el flujo del plasma Solar.

La estructura subyacente del Torus es el ‘Equilibrio Vectorial’ (VE). Se trata de un modelo de proceso por medio del cual, la naturaleza, transforma la energía en materia.

Buckminster Fuller, uno de los inventores más prolíficos del siglo XX, acuñó el término ‘Vector de Equilibrio’, porque el "VE" es la única forma geométrica, en donde todas las fuerzas son iguales y están equilibradas. Las líneas de energía o vectores son de igual longitud y fuerza. Ellas representan la energía de atracción y repulsión, tal como se puede probar, por efecto de las fuerzas opuestas de un imán.

No es posible observar el "VE" en el mundo material, ya que es la geometría del equilibrio absoluto. Las fuerzas que se experimentan en la Tierra están siempre en expansión y contratación y por tanto, siempre permanecen distanciadas del equilibrio absoluto.

Algo así como una ola que surge en la superficie de un mar tranquilo, o una forma material que nace y se desarrolla con plenitud en una cámara de energía; esto irónicamente ha sido denominado por los físicos como "el vacío" hasta que muere envuelta de nuevo en sí misma. El ‘VE’ corresponde a todo lo imaginable, padre de las formas y simetrías que se ven en el mundo, pero invisible en sí mismo por su constante e infinita transformación.

Para explorar más a fondo este tema, se deberá echar un vistazo a la explicación científica más profunda que versa sobre el ‘Equilibrio Vectorial’.

Ahora bien, con el fin de lograr que el patrón se presente en todas las escalas debe haber una manera de hacer crecer los organismos, manteniendo la proporcionalidad áurea entre sus partes.

Euclides, fue el primero que propuso la 'proporcionalidad áurea’ en palabras, dividió una línea en dos secciones de modo que la línea entera y su sección mayor, fuera igual que la proporción entre la sección mayor y la sección menor.
_______________________A_______________________
----------------B--------------------- ----------------C----------

Dónde: A/B = B/C

Lo que a groso modo, da una relación de 61,8% y 38,2%.

Existe un vórtice en espiral presente en la naturaleza que logra esto. Se llama la espiral de “Phi” (fi) y puede ser visto como toda aquella proporción que entra en juego en la composición de la forma, desde las moléculas, los helechos pequeños, hasta las más inmensas galaxias.

El singular y único número real llamado "Phi" = 1,61803398874989… es la abreviatura de la denominada "Proporción Dorada", conocida desde tiempos ancestrales por su función clave en la física de la Creación.


Es la medida de comparación de dos razones o auto-semejanza, de la estructura del ADN, única relación que permite a la totalidad de la información, caer en forma de cascada hacia la serie armónica, sin ninguna interferencia destructiva, logrando crear la onda implosiva del fractal perfecto o la denominada compresión de datos que marca el camino de giro hasta el punto cero.

Fractal es un diseño matemático que se da y existe en la naturaleza, cuyas proporciones geométricas que se repiten sin principio ni fin, en todo el Universo. Sus diseños exteriores o interiores son concebidos por dentro y por fuera del ser humano y además se dan en todo el reino animal y vegetal.

Se trata de una figura que puede ser representada de manera espacial o plana, pues está formada por componentes infinitos. Su principal característica consiste en que su apariencia y el modo en que se distribuye, no varía estadísticamente, aun cuando se modifique la escala empleada en la observación. Puede decirse que el cuerpo físico es un entramado infinito de este tipo de patrones. “Así como es afuera es adentro". El Kybalion.

Por tanto, claramente, la función de "Phi" sólo es relevante como una proporción, pues no tiene un oficio definido, como función de un resultado manifestado por un número absoluto.


La gran cualidad "Phi" es que responde a ser la razón armónica qué hace que las frecuencias en el régimen no-lineal, asimismo llamado ‘hetero-dínamo’, se eleven para formar una entidad auto-contenida o con una "singularidad".

La energía es neutral, atemporal y sin dimensiones dentro del mundo eterno de las ondas, donde tienen presencia la kalapas o partículas que surgen y desaparecen miles de millones de veces por segundo como vibraciones propias del universo de la creación. Entonces, se habla de creatividad sin tiempo, tal como surge de la concepción del Bosón de Higgs denominado: “La partícula de Dios”, que aparece en el umbral entre la consciencia y la materia.

La capacidad de la sección áurea para crear armonía, se deriva de la facultad única que posee de unir diferentes partes de un conjunto, de modo que cada una conserve su propia identidad, a la vez que forma un patrón mayor, de un único conjunto. Gyogy Doczi.

------------------------------------------------------------------------------------------------


Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: Toroide, toroidal, vector de equilibrio, phi, fi, proporción áurea, Efecto Coriolis, magnetismo, energía, vibración frecuencias, fuerza, entidad, existencia, partícula de Dios, identidad, singularidad