martes, 11 de agosto de 2015

EL ADN (2)



EL ADN (2)

Las tres moléculas esenciales, el ADN, el ARN y las proteínas se relacionan de manera que el ADN contiene la información, la cual pasa al ARN, para fabricar las proteínas o moléculas que llevan a cabo las funciones corporales. Anónimo.

 Cada molécula de ADN es una representación larguísima, con forma de hélice doble formada por una combinación específica de cuatro letras, A (adenina), T (timina), C (citosina) y G (guanina) que en conjunto dan lugar a la presencia de algo tan complejo como lo es un ser vivo.

Igual, cada gen es una unidad de almacenamiento de información propia trasmitida a los seres vivos a los que hereda. Un gen corresponde a un segmento del ADN el cual codifica una proteína. Codificar, significa que cada gen contiene información para la producción de una proteína que llevará a cabo una función específica en la célula y en el organismo. En realidad es algo más complejo, puesto que algunos genes no codifican para proteínas, sino que son simples reguladores, mientras otros dan lugar a más de una proteína. Se estima que el ser humano contiene alrededor de 20.000 genes.

Por su parte un cromosoma, es una estructura que organiza el ADN. Las células humanas tienen veintitrés pares de cromosomas o sea que cuentan con cuarenta y seis cromosomas en total.

Asimismo, el ARN o Ácido Ribo-nucleico es una molécula similar al ADN pero con otras funciones. Básicamente es la molécula que ‘media’ entre el ADN y las proteínas.

El ADN lleva información y a partir de él se fabrican las proteínas. Pero por sí mismo no es capaz de interaccionar con las estructuras celulares que actúan como fábricas de las proteínas.

Algunos ARN son reguladores y participan en el control de las actividades celulares lo que indica cuándo un gen se debe convertir en proteína o no. A su vez, las proteínas son las moléculas que ‘realizan el trabajo’. Están formadas por ladrillos muy distintos de los que forman el ADN o el ARN. En este caso se llaman aminoácidos, de los cuales hay veintidós esenciales, cuya combinación da lugar a las distintas proteínas.

Las proteínas forman los músculos y el pelo; además, las hormonas son proteínas, la saliva está llena de proteínas y la sangre coagula por la acción de ellas también.

Por ejemplo, el ser humano posee un gen que se denomina Tyr, localizado en el cromosoma número once del núcleo de las células. Codifica una proteína que se llama “tirosinasa”. Ésta proteína es la responsable de una de las fases de producción de la melanina, que a su vez es la sustancia que imprime el color a la piel, pelo y ojos.

Pues bien, cuando el ADN del gen Tyr está alterado o mutado, ese error se transfiere al ARN, lo que a su vez va a dar lugar a la producción de una tirosinasa ‘anómala’. Entonces la proteína va a tener una letra cambiada en su código, algo así como si en lugar de escribir “tirosinasa” se escribiera como ‘pirosinasa’ o  similar. Esto por consiguiente, provoca que no pueda llevar a cabo su función y origina lo que se conoce como albinismo.

Empero el ADN mitocondrial es un fragmento de ácido nucleico en las mitocondrias descubierto por Margit y Sylvan Nass. El material genético mitocondrial resulta heredado exclusivamente de la parte materna y es comúnmente empleando en la trazabilidad microscopia electrónica.

Tradicionalmente se ha considerado que el ADN mitocondrial humano se hereda sólo por vía materna. Según esta concepción, cuando un espermatozoide fecunda un óvulo penetra el núcleo y su cola junto con sus mitocondrias son destruidos en el óvulo materno. Por lo tanto, en el desarrollo del cigoto sólo intervendrían aquellas mitocondrias contenidas en el óvulo.

Sin embargo, se ha demostrado que las mitocondrias del espermatozoide pueden ingresar al óvulo. Según algunos autores el ADN mitocondrial del padre puede perdurar en algunos tejidos, tales como los músculos.
Fuente: Internet

El ADN mitocondrial humano tiene características únicas que lo hacen muy apropiado para estudios micro-evolutivos, la herencia del genoma mitocondrial se realiza exclusivamente por la vía materna, sin recombinarse.

Éste ADN se puede extraer de muestras de cualquier tejido, incluso de la sangre o del tejido óseo. Por ello, gracias a su presencia en el hueso se puede obtener el genoma de individuos ya muertos desde hace muchos años.

El análisis de la secuencia genómica se usa para estudiar las relaciones filogenéticas, no sólo en humanos sino, también en muchos otros organismos. Por este motivo se utiliza para determinar variabilidad en poblaciones naturales para la conservación de especies en peligro de extinción. El ADNmt evoluciona más rápido y no se recombina, pasando intacto entre generaciones salvo en las mutaciones; facilitando la identificación de las relaciones entre organismos muy parecidos.

El ADN mitocondrial puede ser usado para identificar individuos junto con otra evidencia. También es usado por laboratorios forenses para caracterizar viejas muestras de esqueleto humano. El ADN nuclear, sirve para identificar individuos  y el ADNmt  sirve para detectar parentescos entre grupos de individuos, por tanto es usado para efectuar comparaciones entre personas desaparecidas y restos no identificados y eventos familiares.

Hay estudios de investigación que utilizan genes mitocondriales que pueden ocasionar algún tipo de enfermedad. Algunos investigadores defienden que es posible que la tendencia a la obesidad se herede por genes mitocondriales de vía materna. Este descubrimiento supone una vía de actuación contra este problema si se consiguiera regular el ADN mitocondrial con ciertos fármacos.

El genoma mitocondrial posee infinidad de ventajas para estudiar relaciones evolutivas, pues debido a su menor tamaño, el estudio del ADNmt es más fácil que el del ADN nuclear; además se puede extraer en grandes cantidades, porque cada célula contiene varias mitocondrias.

Las mitocondrias son pequeños orgánulos dentro de las células eucariotas, que actúan con el fin de producir energía para que la célula cumpla sus funciones. No obstante, cada mitocondria tiene su propio genoma y su molécula celular de ADN.

El ADN Mitocondrial (ADNmt) (EVA) se hereda intacto de la madre al hijo/a y es un tipo de ácido nucleico que puede describirse como una macromolécula que forma parte de todas las células, dentro de la compleja cadena de macro-células o polímeros, entretejidas de manera dual, y unidas por medio de puentes de hidrógeno.

La estructura del ADN se complejiza desde los pares de nucleótidos, pasando a formar histonas, nucleosomas y los cromátidas que forman los famosos cromosomas.

El cromosoma-Y (ADÀN) se transmite sin modificaciones del padre al hijo. Cada varón recibe su cromosoma-Y exclusivamente de su Padre.  Cuando el material genético ha sufrido su intercambio se sella el ADN nuevamente y esa realidad nueva y única es un nuevo ser que nace y vive como humana.

El ADN tiene como función principal almacenar información genética para la construcción de proteínas y ARN que es imprescindible para cualquier función vital de un organismo.
El ADN almacena y transmite de generación en generación toda la información (archivos) indispensable para el desarrollo de las funciones biológicas y conscientes de un organismo.

El genoma mitocondrial (ADN mitocondrial, ADNmt/ADNm o mtDNA/mDNA en inglés) es el material genético de las mitocondrias, son los orgánulos que generan energía para la célula. El ADN mitocondrial se reproduce por sí mismo semi-autónomamente cuando la célula eucariota finalmente se divide.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.
Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242
Autor: Daniel García Vanegas.
Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com

ETIQUETAS: ADN, materia, toroide, toroidal, vector de equilibrio, phi, fi, proporción áurea, Efecto Coriolis, magnetismo, energía, vibración frecuencias, fuerza, entidad, existencia, partícula de Dios, identidad, singularidad.


(Continuará…)