martes, 19 de abril de 2016

LA ASTROLOGÍA (16)


ASTROLOGÍA (16)

Los saberes tradicionales son un recurso no solamente para las comunidades locales, sino para toda la humanidad, en cuanto permiten preservar la diversidad cultural”.[1]
El calendario Maya de ‘Trece Lunas’ acogido por los indígenas en Centroamérica, se basa en el ciclo Tierra-Luna que acopla un ritmo de trece tonos de veintiocho días, plazo que cubre las cuatro fases de la luna, más un día comodín al año considerado del ‘no tiempo’ o festivo. De ésta forma, la duración del calendario solar de cada año resulta constante.
Históricamente los Mayas vivieron integrados a los ciclos de carácter natural y se unieron en tres mundos: el cielo: Ka'an, la tierra: Kab y el inframundo Xibalbá, tradición que fue luego heredada por los pueblos olmecas y zoques bajo una estructura política encabezada por los ahauob ‘señores de la palabra’, quienes donaron el conocimiento sobre el calendario Tzolkin, estructurado a partir de una matemática basada en el número 20, éste aporte valioso, entre un sinnúmero de otros valores culturales.

El pasado Maya señala que la bóveda celeste es una banda imaginaria que va de este a oeste, la misma que la ciencia astronómica ha llamado la eclíptica, mientras para los mayas era una serpiente bicéfala o de dos cabezas. Dicha banda también cuenta con tres niveles de apreciación: el primer nivel es diario por donde pasan alternativamente la luna y el sol; el segundo, ve pasar los cinco planetas observables a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno; y el tercer nivel, ve el tránsito de las trece constelaciones que a su vez conforman el zodiaco se tonos galácticos maya.

El Tzolkin por su parte, se conforma por el calendario de 260 kines inspirado en el paso de las trece constelaciones percibidas por el movimiento de rotación de la tierra sobre la eclíptica, junto con el conteo de los 20 dedos provistos en las manos y los pies por la naturaleza, de modo que los mayas, con base en ésta interpretación crearon su calendario ritual, para así acoplar el hombre con el cielo.

Un kin resulta de la combinación de un sello solar y un tono galáctico, por lo tanto, hay 260 combinaciones posibles que están representadas en la matriz Tzolkin de la ‘cuenta sagrada’. En el Tzolkin, cada combinación representa una energía única que impregna un intervalo de tiempo, esto es, una relación establecida que puede ser un día, una semana, una fase lunar, un año, sea cualquier época o el curso de una vida.

En el caso de las personas, se refiere a la fecha de nacimiento y al camino que tiene que seguir en su vida. Por lo tanto, se les denominan metas. En ésta relación también se resumen las características del comportamiento individual, junto con las motivaciones, fortalezas y debilidades respectivas. Pero no sólo resulta útil aprender sobre el kin del día acerca de las personas, sirve para interpretar y calcular ciertos eventos significativos y puede dar una idea de la manera correcta de asumir las cosas.

Hay disponibles de varias formas para representar el Tzolkin; una primera es un plano en forma circular concéntrica que muestra los elementos integrantes de la propuesta de acople, esto es, muestra sus íconos, números y colores respectivos, algo así como tener una fotografía. Otra, corresponde a la imagen del ensamble de piñones, lo que permite visualizar la dinámica del movimiento del tiempo y las posibles interrelaciones que se suscitan con el paso de un piñón entre el otro, más su diseño no muestra el resultado final ordenado que define las 260 opciones resultantes.

La representación más común del Tzolkin la cual permite ver el ciclo completo, se realiza mediante una matriz, conformada por veinte filas de ‘sellos solares’ que se entrecruzan con trece columnas de ‘tonos galácticos’, de manera tal que así consideran se integran simultáneamente los efectos energéticos del cielo y la tierra. Los Sellos solares son asumidos como veinte energías procedentes del Sol y se representan mediante una serie de arquetipos evolutivos del ser humano que en su explicación son necesarios para consolidar el recorrido del camino del observador hacia la toma de consciencia. Llevan el nombre del arquetipo, ya que representan, aquel sujeto u objeto al que comúnmente se agrega una adicional descripción de color de la raza, clan y cromática regentes. Ej.: Dragón Rojo y otra de la extremidad que conduce.

Interrelación de Sellos solares, Cromática y Holón humano



Los Sellos solares son los códigos de activación genéticos o arquetipos modelo de los comportamientos. Representan diferentes códigos de información galáctica, modelos universales de tipos de vibración o de información necesaria para llevar la vida en su proceso evolutivo ascendente. Sus vehículos son el tiempo, la radiación solar y la energía de la misma Tierra. Se acomodan para cada observador de acuerdo con la fecha de nacimiento, donde está presente la relación de frecuencia de cada día y cada quien tiene incorporada una combinación de frecuencias, que determinan fundamentalmente la propia misión o destino de vida, además conlleva incorporadas las cualidades requeridas para llevarlas a cabo.

CARACTERÍSTICAS DE LOS SELLOS SOLARES


Como ya se indicó, en la matriz Tzolkin cada fila corresponde a uno de los veinte sellos solares que se ilustra como un ‘sello glifo’, pues define su forma y color mientras cada columna corresponde a uno de los trece meses lunares de 28 días que a la vez conlleva su ‘tono galáctico’, de modo que en su funcionamiento conjunto definen el horóscopo maya.

Es así como el horóscopo maya estrechamente se relaciona con el calendario lunar dividido en trece signos, los cuales igual están representados por animales que habitan en los alrededores del Golfo de México y se convierten en un zodíaco. Además, cada signo se asocia con una fecha de inicio y final del ciclo lunar.

Una vez descubierto el signo, el observador podrá apreciar ciertos detalles predictivos ya sea de la personalidad, de las relaciones y de la amistad, gracias a la observación y al conocimiento legado por aquellos sabios antiguos que dejaron como herencia.

Entonces, el portal galáctico siempre incorpora y se lee: "Sello, Tono, Color". Por ejemplo, un sello dragón rojo, combinado con el tono magnético se lee: " Dragón Magnético Rojo". Las palabras clave que identifican al Dragón Rojo son: nutrir, nacimiento, ser - Las palabras claves para definir el tono magnético son: unificar y atraer propósito.

HORÓSCOPO MAYA – TONOS GALÁCTICOS


Dennis Heron.
 Por tanto, los tonos galácticos son trece energías que, según la tradición maya, emanan directamente desde el Sol central de la Galaxia que ellos llaman Hunab Ku.

Cada uno de los trece tonos galácticos tiene un nombre y conlleva un significado o esencia. Ese contenido permite reconocer las tendencias energéticas, así como las inclinaciones de comportamiento que apoyan el curso de cada día. Dichos tonos forman una espiral que representa la forma cíclica de transcurrir el tiempo. Su apreciación resulta muy diferente al concepto de tiempo lineal que usualmente maneja el calendario gregoriano.

De manera ordenada, la matriz se lee comenzando en la esquina superior izquierda, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Cada cuadricula o casilla representa la energía combinada resultante de la unión de un sello y un tono y su lapso recibe el nombre de kin. Cada kin comporta un código energético que define y caracteriza una unidad de tiempo. Las combinaciones inician en el sello 1 y el tono 1, luego el sello 2 y el tono 2 y así sucesivamente, de modo que cuando se llega al tono 13 se inicia de nuevo el tono 1 del sello 14 y se sigue en orden sucesivo. Al igual que cuando se llega al sello 20 se vuelve a comenzar a contar por el sello 1, ésta vez acoplado al tono que continúa el orden.

CALENDARIO SAGRADO TZOLKIN: 260


Una vez se han recorrido los 260 kines del Tzolkin, se comienza el conteo de nuevo desde el primer sello y tono.


Y eso no es todo, además, cada día tiene un nombre, un plasma y conlleva sus características propias, de manera que la semana tiene siete días (heptada) y comporta un color; el mes tiene cuatro semanas y el año trece meses, los que a su vez tienen un nombre y unas características, todo ello conforma un ordenado calendario perpetuo 7 x 4 = 28 x 13 =364 /7 = 52 semanas, más en todo caso, un día ‘sin tiempo’.
                                           Plasmas de los días de la heptada



Por su parte, la cromática se asocia con las razas terrestres y con cuatro tipos de energías, cuya tradición se identifica por medio de colores que se presentan siempre en el mismo orden: rojo, blanco, azul y amarillo, de modo que cada sello solar corresponde a una raza y tiene asignado un color en particular.

ü  La cromática roja o iniciadores, son la raza india. Sellos 1, 5, 9, 13, 17.
ü  La cromática blanca o refinadores, son la raza aria. Sellos 2, 6, 10, 14, 18.
ü  La cromática azul o transformadores, son la raza negra. Sellos 3, 7, 11, 15, 19.
ü  La cromática amarilla o maduradores, son la raza asiática. Sellos 4, 8, 12, 16, 0.

Además, tal como opera un holón humano, cada extremidad acarrea una cromática y cada dedo es portador de un sello glifo. En éste punto vale resaltar que el concepto de ‘holón’ define algo que es simultáneamente tanto la parte, como el todo.

"(…) la diversidad cultural es patrimonio humano y debe ser reconocida y promovida a beneficio de las actuales y futuras generaciones; la diversidad cultural es necesaria para la supervivencia de la humanidad así como la biodiversidad es necesaria para la supervivencia de la naturaleza. Todas las formas de conocimiento son recursos extremamente importantes para enfrentar desafíos globales tan difíciles como, por ejemplo, el cambio climático”. Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural.
-------------------------------------------------------------------------- Continuará…
Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242

Autor: Daniel García Vanegas

Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com


ETIQUETAS: Astrología, zodiaco, horóscopo, almanaque, calendario, mitología, retrospectiva, cosmovisión, tiempo, sumerios, tradición, humanidad, historia.

Namasté…



[1] Laureano P. (2007). Traditional knowledge helps combat climate. Traditional Knowledge Word Bank. Disponible en http://www.tkwb.org