martes, 26 de julio de 2016

LO NUMÉRICO (8)


ACERCAMIENTO AL ESTUDIO DE LOS NÚMEROS

  
“La vida no es un problema para resolver: es un misterio para vivir”. Refrán popular.

El simbolismo que conlleva la matemática hace que muchas fórmulas matemáticas puedan ser trasladadas al plano psíquico. Al tomar por ejemplo la fórmula: uno sobre el infinito tiende hacia el cero. Interpretada de manera simbólica, esta fórmula significa que el ser humano que se aleja del Uno, lo que para algunas se explica como si se alejara de Dios y va a perderse totalmente en la periferia de la existencia, de modo que un día ya no quedará casi nada de él; lo que significa que es la muerte y la muerte espiritual lo que le espera a ese elemento.

La vida se halla en el Uno. El observador debe trabajar cada día para acercarse al número uno, que es considerado el Dios en sí mismo.

Una explicación mística aduce que cuando Jesús decía: «Mi Padre y yo somos uno», demostraba que había comprendido y realizado el gran principio que define la unidad, de tal manera que se funde en el Padre para llegar a ser uno con Él. Todas las criaturas que no están inspiradas por la filosofía de la unidad enseñada por Jesús, junto con todos los grandes Maestros espirituales, terminan perdiendo el sentido de la vida.
Con el propósito de intentar caracterizar los aspectos primordiales de un número, se le pueden asociar ciertas condiciones que tradicionalmente le han marcado su propia personalidad. Tal es el caso de por ejemplo de:

LA UNIDAD
Sexo
Impar, activo, auto creativo.
Origen
Oculto al ser humano.
Divisibilidad
Indivisible.
Su Cuadrado
El número mismo.
Su Cubo
El mismo.
Su Raíz esencial
El mismo.
Su Nombre
LA UNIDAD.
Sentido Sefirótico
Potencia suprema.
Significado esotérico
Síntesis de todos los Números.
Correspondencia geométrica
El punto
Adaptaciones diversas.

Naipe
Primera lámina: el Batelero, síntesis del juego.
Astrología
El Principio creativo: el Sol, el pilar del mundo.
Cábala
La letra Madre: Aleph

Nota: Este tipo de caracterización la puede hacer el observador como un ejercicio válido, con cualquier otro número básico y/o con todos.

LA DUALIDAD
El dos, formado por oposición, resulta cuando la unidad en sí misma, se opone a sí misma 1/1 = 2

EL TERNARIO:
El número 3, es el regreso a la unidad, que parecía quebrada por el número 2. Justo uniendo el Hijo al Padre, es como el Espíritu Santo se realiza; es por esto que puede ser considerado como la erupción de la unidad. Emana de ella directamente, participa en su virtud, y expresa paz y beatitud.
Bajo un aspecto particular, el número 3 cierra el ciclo del ser entero y puede estar considerado como el primer desarrollo de las ideas del ser, que era sólo una en su principio.

EL CUATERNARIO
Obedece pues a la ley de la progresión (4 = 10) 1+2+3+4 = 10 o Tetrakys.
Se dice que la multiplicación del número 4, la extracción de su raíz, su multiplicación por él y la consideración de la proporción de todos los números raíces con sus números raíces, constituye el secreto más grande de la doctrina de los números. Esta afirmación se encuentra en muchos de los escritos considerados secretos, bajo la expresión: el conocimiento del ‘Gran Cuaternario’

El SENARIO
Considerado por algunos el número perfecto por excelencia, también se atribuye al funcionamiento de la Naturaleza y se representa por medio del Hexagrama. El 6 perfecto, es un número circular y esto es justo, ya que es el emplazamiento de la línea sobre el circunferencia repetido seis veces, da lugar al Hexágono y permite construir los Hexagramas (1).

El número 6 desciende genealógicamente de la unidad a través del 3. Es el par de los 3, que redobla la armonía del 2, que a su vez resulta triplicado. Siempre en equilibrio, en todos sus grupos, es el número pitagórico perfecto, el prototipo de la proporción y se asimila con la representación de la belleza natural (2).
El 6, enumera los días de trabajo divino para completar la creación, asociado con el número de los días de trabajo humano asumido durante la semana. Su cuadrado 6 x 6 = 36, refiere la palabra separación y se le asigna la distinción entre la luz y las tinieblas.

Ahora bien, 36 X 4 = 144, cuyo resultado corresponde a la proposición oriental primitiva de los elementos completos de la primera revelación. Por otro lado, si se multiplica 36 X 6, esto es, el cubo de 6, se llega a 216, lo cual significa la posesión espiritual personal, que se traduce como ‘el amor de la propia excelencia’.

EL SEPTENARIO
Siete partes están constituidas por dos ternarios, en medio de los cuales se acoge la Unidad. Este número tiene numerosos reflejos: en la creación, en los fluidos, en los colores y en las formas y en un sinnúmero de expresiones adicionales (2).

Sin embargo, se aclara que hay tres sistemas de septenarios. El físico, el astral y el psíquico.

El físico se representa por 6 + 1 y es figurado por dos triángulos enlazados que contienen en su centro la unidad. Corresponde al sello de Salomón, más conocido como estrella de David, al que se le asigna ser la llave de la circulación de las fuerzas divinas en la naturaleza.

Es también el caduceo de Hermes formado de dos serpientes que hace cada uno tres vueltas alrededor del caduceo sagrado. Es por fin la estrella a siete puntas que dan la llave del mundo de los sin aberturas.

El sistema del septenario astral se escribe como 5 + 2 y se remite sobre todo, a la actuación del hombre sobre el plano terrestre. Es el pentagrama con su doble color blanco y negro, que indica la presencia de la polarización positiva y de la polarización negativa. Es la imagen de la mano humana y de su doble polarización derecha e izquierda; es la estrella positiva, que domina la media luna negativa.

El sistema psíquico se escribe por 4 + 3 e indica la victoria definitiva del Espíritu sobre la materia. Es el triángulo que domina el cuadrado u origen de la Pirámide; es el triángulo que domina Tau egipcio; es por fin, el triángulo que viene para confundir su cumbre con la extremidad de la línea vertical y su base con la línea horizontal de la cruz redentora.

Entonces pues se aborda la aplicación del septenario con relación a un determinado orden de conocimientos, por ello, se requiere saber bien cuál de ellos género de septenario al que se dirige la atención, ya sea si es la variedad 6 + 1, o la variedad 5 + 2, o la variedad 4 + 3, para determinar de cuál, el observador debe valerse.

Además, hace falta de saber más sobre la dirección, si se sube la espiral de la evolución, en cuyo caso, el número más fuerte siempre es colocado de primero, como ya se indicó, o por el contrario, si desciende a lo largo de la espiral del embrollo, en cuyo caso el orden de las series se hace: 1 + 6, 2 + 5, y 3 + 4 (1).

NONARIO
El número 9 vuelve a elevar la unidad por medio del número 3. El nueve es desarrollado, al ser multiplicado el 3 por sí mismo, y, como el 3 ya era devuelto a la unidad por medio del amor, este regresa a 1 x 1 y se queda siempre en la primera unidad.

Este número es considerado de amor y beatitud, tiene su reflejo sólo en el cielo, en los nueve coros de los ángeles (1). Nonario es el número a la vez de la generación, del misterio y de la iniciación, porque la iniciación, es producto de una generación espiritual o regeneración, y porque toda generación, material o espiritual, se cumple en el misterio.

Se dice también que la iniciación, consiste en la penetración consiente de aquel, quien le pone velos a los profanos. Hay, en la iniciación, nueve gradas, que son, por así decirlo, los nueve descansos donde se detiene el hombre para contemplar el camino recorrido y prepararse para subir a un piso (2) más alto.

EL DUODENARIO
Está constituido por partes (ternarias) opuestas, tres amigas, tres enemigas, tres de vida o que vivifican y tres que matan; y Dios rey fiel, domina todas ellas en el umbral de su santidad.
La unidad domina sobre el ternario, el ternario sobre el septenario, el septenario sobre el duodenario (1).

“Lo bien aprendido, para siempre es sabido”. Refrán Popular.


Fuente: Mi libro: “UN SENDERO A LONTANANZA”.

Registro de Propiedad Intelectual DNDA: 10-427-242

Autor: Daniel García Vanegas


Dar sus comentarios a mayorideas@gmail.com